jueves, 14 de diciembre de 2017

Una tarea de grandes esfuerzos

Benny Rodríguez
 
Barahona.- La agonía del emblemático río Birán, que atraviesa el corazón de la ciudad, hasta su desembocadura en el Mar Caribe, no es de ahora.


Por las hoy contaminadas aguas, el comercio de madera encontró un aliado estratégico. Por este afluente se transportaron cantidades enormes de madera preciosa hasta el puerto, que luego era embarcada para ser llevada a terceros países. Birán requiere de un plan serio para evitar siga muriendo lentamente.
 
La Sociedad Ecológica de Barahona (SOEBA), consciente de su importancia, como de la necesidad de su preservación, no solo por su alto interés ambiental, sino por su historia cultural, desde hace algunos meses desarrolla un proyecto para evitar siga su agonía y desaparezca definitivamente.
 
Pedro Olivero García (Jovanny), expresidente de SOEBA, dijo que el proyecto de nueve meses, no solo contempla la limpieza del afluente, sino que, el mismo tiene un componente educativo para empoderar a las familias residentes en las márgenes del río.  
 
“No tiene mucho sentido el proyecto, sino está la parte educativa para cambiar la cultura de las familias que viven en toda la margen y en la cabeza del río para que entiendan, primero su importancia y segundo, no arrojar basura en su cauce”, dijo.
 
Olivero García, dijo que la única forma de provocar un cambio de paradigma en la comunidad, es si son involucrados los propios actores en los proyectos de gestión ambiental para la educación sobre esta temática, así como las acciones sean más efectivas. 
Afectación   
 
El también tesorero de SOEBA, dijo que Birán ha sido muy afectado por la comunidad que arroja todo tipo de desperdicios en su cauce, provocado su sedimentación, cuyos objetos van directamente al mar.
 
Como parte del proyecto, financiado con RD$710,000.00, por la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GIZ) y la Reserva de la Biosfera Jaragua Bahoruco Enriquillo, se efectuó un operativo de limpieza y siembra de árboles, frutales y otras especies, con apoyo del ayuntamiento y Medio Ambiente.
 
Promotoras comunitarias van a las casas a conversar con las familias, realiza talleres y grupos focales para enseñar sobre la necesidad de proteger el río e instruirlos en educación ambiental.
 
Decenas de fundas plásticas fueron retiradas del cauce y márgenes del río, desperdicios, junto a material fecal de humanos y de animales, los cuales son arrojados al afluente, con el propósito de evitar con este proyecto piloto desaparezca.
 
“Lo importante es que SOEBA crea sinergias y alianzas con instituciones públicas o privadas, sobre todo, porque los recursos no son suficientes y pretendemos llegar hasta la desembocadura”, observó el ambientalista.      
 
Otros intentos
 
Debido a la importancia que reviste el río Birán, el expresidente de la Sociedad Ecológica de Barahona, Rafael Matos Féliz y un grupo de organizaciones, sometió en 2005 al ayuntamiento un proyecto para conservar ese importante pulmón ecológico de la ciudad.
 
Se logró un reglamento que creó el Parque Fluvial Urbano del Rio Birán, aprobado por la Sala Capitular, el 5 de noviembre de 2005, fecha en que se aprobó el nuevo centro urbano, conjuntamente con la construcción de la UASD Centro Barahona y el Bulevar.
 
El Parque Fluvial prevé que todo el trayecto y las márgenes del río, se conviertan en áreas de visita y esparcimiento ciudadano, tanto de nativos como visitantes.
 
El proyecto hacía hincapié en la calidad ambiental y paisajística, seguridad peatonal y vehicular, con el cual se comprometieron las entidades, tanto públicas como privadas, quienes debían velar por la administración y cuidado del Parque Fluvial.
 
El proyecto observa la zona de desembocadura como un área de extrema importancia para la conformación del Parque Fluvial, el cual va a servir a un proyecto particular de creación de una zona exclusiva para la recreación infantil, con los más altos niveles de seguridad y diversión.
 
Además, proponía construir una laguna superficial para paseo en botes pequeños, un puente peatonal de madera para cruzar el río de norte a sur y viceversa, casetas de servicios de alimentos, bebidas no alcohólicas, para lo cual se planteaba eliminar las aguas servidas del río, entre otras propuestas.