miércoles, 5 de julio de 2017

Se rompe el matrimonio

Marcha Verde ha querido “perpetuarse” y por ello el retiro de apoyo, según empresarios
SANTO DOMINGO.- El presidente y la vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industrias (AIRD) reiteraron hoy que empresarios y políticos retiraron el apoyo al movimiento Marcha Verde por considerar que por un lado, se habían obtenido logros, y por otro, que se habían variado las directrices  trazadas originalmente.

En el caso de Campos de Moya, presidente de la AIRD, dijo que esa es su opinión personal y que en ningún modo representa posición del gremio.
Planteó que “comparte” la misma opinión que esos empresarios que consideran que las orientaciones de Marcha Verde, que lucha contra la corrupción, han variado.
En tanto que Circe Almánzar, directora ejecutiva de la AIRD, dijo que la institución, como gremio nunca tomaría la decisión de apoyar movimientos ajenos a los objetivos meramente industriales.
“Ahora, sí es cierto que ese sentir de Campos de moya es un sentir que no es solamente de él, es un sentir que permea en varios estamentos de la sociedad y es una preocupación válida que tienen personas del sector privado”, comentó Almánzar.
“Como institución, nunca dijimos que la AIRD había apoyado, como institución nunca dijimos que la AIRD le había retirado el apoyo, ese no es un tema de nuestra agenda, para nada”, enfatizó Moya.
Almánzar dijo que parte de la preocupación que tienen es que el tema se está llevando a unos niveles de apasionamiento que pueden crear ciertas fricciones sociales que el país no merece. “Nosotros como sector empresarial lo que queremos es estabilidad, lo que queremos es, claro, luchar contra la corrupción, luchar contra la impunidad, mejorar la educación, mejorar, mejorar la justicia, aportar, por ejemplo, para el mejoramiento de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal Superior Electoral, de la Ley de Partidos, pero siempre dentro de las líneas que establecía el gremio”, comentó Almánzar en el programa Hoy Mismo, por Color Visión, canal 9.
Para Almánzar, si bien es cierto que hay que reclamar el fin de la corrupción y la impunidad también es necesario dejar que las instituciones funcionen, y ello marca una aparente diferencia con el movimiento verde, que trata de “perpetuarse” y seguir “con que hay más, con que hay más, con hay más”.
Campos de Moya también se pronunció en este orden al plantear con motivo del escándalo por los sobornos de Odebrecht las autoridades han sometido a la Justicia a 14; “hay uno que ni siguiera ha sido apresado, el juicio en sí apenas está comenzando para esas personas y ya queremos matizar de acuerdo a nuestros intereses si son culpables o no; yo creo que es en la corte que se toman las decisiones de quién es culpable y quien no, y debemos dejar actuar la justicia”.
“¡Lo que dije lo mantengo!”, enfatizó De Moya tras plantear que “ni Circe ni yo tenemos aspiraciones de trabajar en el Gobierno, ni actualmente ni en un futuro y traigo eso a colación porque desde las cosas que nos han dicho está que a nosotros nos bajaron línea. ¡A mí no me baja línea nadie! Yo no necesito ni trabajar en el sector privado ni trabajar en el sector público, yo me puedo quedar en mi casa y divertirme con mi familia y soy un hombre feliz, a mí nadie me baja línea y yo dijo lo que yo entiendo, dentro de mí, que es lo justo, lo razonable”.
El movimiento Marcha Verde surgió a partir del escándalo de los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, que admitió haber pagado 92 millones de dólares para conseguir la adjudicación de obras en la República Dominicana entre el 2001 y 2014.

No hay comentarios :

Publicar un comentario