martes, 22 de agosto de 2017

Alimento para el alma

Amor... Un mandamiento Nuevo nos da el señor  
Por Suzira Diaz
Jesus como estaba sentado a la derecha del padre antes de todos los siglos sabía que nosotros  más que riquezas, más que todas las necesidades; necesitamos amor, para perdonar, tener empatía. Compasión, altruismo, tolerancia, respeto al que siente y piensa diferente que nosotros.


Hoy día nos estamos matando los unos con los otros y si alguno de ustedes les pasó como a mi que me criaron con una seria educación bíblica recordarán versículos: Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego. Apocalipsis 20:15 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre. Apocalipsis 29:20 Recuerdo que de pequeña fui a unas famosas aguas surfutosas en Duverge y no me bañe porque decían que olían a azufre e imaginaba el lago de fuego, hoy confíezo que las lluvias de fuego que imaginaba caían sobre sodoma y gomorra por la ira De Dios por el pecado quedaron pequeñas ante la lluvia de radioactividad que imagino lanzará el hombre contra sus hermanos en cualquier momento. El odio contra Daniel cuando fue lanzado al pozo de leones es un juego de niños de teta cuando pensamos que son capaces los hombres de hoy en día por odio: Estrallar aviones, volarse con explosivos, envestir camionetas contra su prójimo. ¿Hacia nos está llevando el odio, la intolerancia?

¿Vamos. Seguir dejando que nos etiqueten y nos separen?

¿Que nos digan que nuestra religión es la buena y aquella la errada y por eso arderán en el  fuego eterno?

¿Hasta cuando seguiremos siendo marionetas de los poderosos los cuales tiran sus hilos  hacia sus interés en nombre de un dios?

Es hora de despetar y pensar que debemos criar a nuestros hijos sin temor a un lago de fuego sino con amor hacia su prójimo, no es el temor a un infierno sin fin que debe crear hombres buenos, sino las enseñanzas al respeto al que es diferente, al que piensa diferente, al que tiene un reto de vida distinto, porque está sentado a una silla de ruedas lo que va a forjar seres humanos compasivos, tolerantes. Eso es lo que el mundo necesita, algo estamos haciendo mal para que el mundo de descarrile como tren sin control hacia su autodestrucción.

Somos nosotros lo que debemos hacer una diferencia y debemos hacerlo ahora.


Suzira

No hay comentarios :

Publicar un comentario